POR EL CAMINO DE INNISFREE

 

Un homenaje a El hombre tranquilo (1952), de John Ford

images6

Hace tiempo que estoy enfrascado en la lectura, alternando con otras cosas, de En busca del tiempo perdido, la novela de Marcel Proust, y me pregunto si es por eso que en cada película que veo o libro que leo me parece detectar implícita una cierta idea de vuelta a los orígenes. En el caso de El hombre tranquilo no son imaginaciones mías. Trata de un hombre que regresa a la tierra en la que nació y vivió de niño. El retorno es doble, pues fue además un proyecto largamente acariciado por John Ford, que deseaba homenajear la que era su propia tierra irlandesa de origen.

Además de sobre el regreso, también es una película de exaltación de la comunidad (y el sentimiento de pertenencia a ella) e, incluso, del amor y de la vida. Sencillamente resumida, la película se ambienta en algún momento de los años 20 ó 30 del pasado siglo y cuenta el regreso de Sean Thornton (John Wayne) desde Estados Unidos al pequeño pueblecito irlandés de Innisfree, donde nació. Cómo allí se enamora de Mary Kate Danaher, interpretada por una Maureen O’Hara de impresionante belleza pelirroja que la colorida fotografía ya se preocupa de realzar. Y cómo Sean Thornton, el hombre tranquilo, debe aprender a soportar el peso de los ritos y tradiciones de la comunidad (tales como las gestiones y triquiñuelas de los casamenteros intermediarios, los tiempos del cortejo, la importancia de la dote, etc.) para integrarse en ella y para poder casarse y convivir con Mary Kate.

untitled3

Para el recuerdo de quienes la hayan visto quedará la primera aparición de Maureen O’Hara en la película, cuando John Wayne está llegando al pueblo desde la estación, se detiene en un puente a observar el paisaje y entre las verdes praderas aparece el pelo rojo encendido de Maureen, que pastorea unas ovejas. Es una imagen con una luz casi celestial, como de una aparición sobrenatural, y de un contraste de colores fuertes que no sé si será impresionista pero deja una impresión imborrable.

Cada cual tendrá su opinión sobre cuál pueda ser la mejor película del abuelo Ford, pero, sea ésta u otra, El hombre tranquilo es indudablemente la película suya con cuyo visionado más se disfruta. Está contada con un toque de comedia deliciosa, que no almibarada, y con este sentido puede entenderse, por ejemplo, el episodio en que uno de los lugareños observa el lecho nupcial roto a la mañana siguiente de la boda y, creyendo equivocadamente que ha sido consecuencia de los ardores del personaje de John Wayne en la noche de bodas, dice para sí: “impetuoso, homérico”.

Dos veces más vuelve el mismo personaje a pronunciar la palabra homérico para referirse al protagonista, una al inicio de la gran pelea final (¡nueve minutos de escena!) entre Sean Thornton y su cuñado, Will Danaher, y la otra durante el trascurso de la misma. E, intenciones cómicas aparte, el protagonista es también homérico, por Homero, en un sentido literal, en la medida en que regresa a casa tras una larga odisea. La diferencia es que a él no lo espera una paciente Penélope que teje y desteje, sino una fierecilla sin domar, la pelirroja Maureen O’Hara.

untitled9

Y la palabra impetuoso, que desmiente al tranquilo del título, no desentona en dos de las escenas más impetuosas de la película. Se trata de dos de las aproximaciones románticas y el ímpetu viene tanto por la tensión entre los personajes como por la furia telúrica que parecen desatar, los elementos, el viento, la lluvia. Uno de ellos es el famosísimo primer beso, dentro de la cabaña, cuando de repente se levanta un viento huracanado que agita el pelo y la falta de Maureen O’Hara, mientras John Wayne le tira del brazo para atraerla hacia sí y besarla. Si no han visto la película, pero les suena la escena, tal vez sea por el homenaje que le hizo Spielberg. Es la escena que ET, el extraterrestre, ve en televisión cuando se emborracha y la que hace que el pequeño Elliot bese a una niña rubia de su clase. El otro momento de ímpetu de los elementos en El hombre tranquilo es el del primer día que la pareja comparte como novios formales, en que llegan a un cementerio y se desata una lluvia que los empapa.

Los pequeños avances en el romance los utiliza Ford para pintar el paisaje de fondo de la comunidad de Innisfree. Una pintura amable y llena de tolerancia, quizás irreal, idealizada con un empeño que sólo puede ser deliberado. Con el estilo que era característico en su director, elíptico y alusivo cuando quería, pero también aficionado a las digresiones, ahí están las discusiones entre los maquinistas del tren para dar al forastero las últimas indicaciones para llegar. La visita a la taberna del pueblo, como lugar ineludible para obtener el beneplácito de las primeras amistades. Un retrato de la emigración irlandesa a los Estados Unidos a principios del siglo XX, que no hace falta subrayar para que se deje notar. Las dos comunidades, la católica y la protestante, cada una con su iglesia y sus feligreses, cohabitando aquí con absoluta armonía y colaboración. La presencia del IRA, que se apunta sin mucho hincapié por sus miembros vestidos con camisa azul. El gaélico, como la lengua que emplea Mary Kate para contarle al sacerdote católico los problemas conyugales que no quiere expresar en inglés.

Cuentan las crónicas que el rodaje fue entre amigos, en un ambiente familiar. Amigos eran John Ford, John Wayne y Maureen O’Hara, desde luego, y parte del reparto la componen actores de reparto habituales de las películas de Ford. Y la alusión a la familia hay que entenderla aquí en un sentido literal. Entre los figurantes intervinieron al menos algunos hijos de John Wayne y hermanos de Maureen O’Hara. Y un entrañable ancianito barbudo, el que está en el lecho de muerte pero que se reanima al oír en la calle el fragor de la pelea final y se viste y sale corriendo bastón en mano para ir a verla, era un hermano de John Ford.

images8

Cuando se dio a conocer el fallecimiento de Maureen O’Hara, se dijo a los medios que había muerto escuchando la banda sonora de esta película. Es difícil creer que sea cierto, pero me gustaría pensarlo porque es una maravillosa anécdota que no desentona nada en medio del halo de gracia y encanto que impregna El hombre tranquilo.

images4

Anuncios

6 pensamientos en “POR EL CAMINO DE INNISFREE

  1. Qué bonito! A mí también me pareció un poco increíble lo de que Maureen muriese escuchando la música de El hombre tranquilo. En algún lugar leí que falleció durmiendo y que sus familiares entonces pusieron la música para despedirla. Eso cuadraría más, no? Pero quién sabe…

  2. Una película deliciosamente homérica! Podría estar viéndola en modo bucle una y otra y otra vez, con la sonrisa pintada desde la primera hasta la última escena. Quién pudiera volver a Innesfree! Excelente entrada

    • Es fabulosa, ¿verdad? Para verla como dices, una y otra vez. Y sin verla, se sigue pensando en ella de todos modos. En la primera aparición de Maureen, en los rituales del cortejo, la noche de bodas, la pelea final, etc. A mí es que me pone de buen humor y me ayuda a recobrar la fe en la humanidad.

      • Me ocurre lo mismo que a ti. Empiezo a sonreír en el primer minuto y ya no lo dejo hasta que termina la película. Es una auténtica joya rodada con unos colores tan brillantes como el argumento y la actuación de protagonistas y secundarios.
        Esa película sería imposible de rodar hoy en día tal cual. ¿Imaginas a la vecina de turno acercando un palo a John Wayne para sacudir a la esposa indómita? Habría que disfrazarlo de dominación/sumisión por lo menos, y meter unas cuantas escenas de sexo duro… A todo color o en blanco y negro, me encanta el cine clásico!

      • Recuerdo la escena que dices y me río mucho cuando la veo. Es justo una escena que comento mucho con las amistades cinéfilas como algo que ahora nadie se atrevería a rodar. Lo de “aquí tiene una buena vara para meter en cintura a su mujer”, o parecido. En el conjunto, no deja de ser un detalle más de humor en una peli por otro lado encantadora y llena de desenfado y sabiduría humana. En realidad es muy posible que toda la película no pudiera rodarse ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s